Cómo aumentar ventas

Trabajo desde casa | Todo lo que tienes que saber

Cómo aumentar ventas

libro

Aunque parezca muy obvio, las ventas de todo negocio deben empezar desde él mismo, con lo que la primera inversión de tiempo y de dinero debe ser para tu empresa. Hazte a la idea de que si tu negocio no está bien planteado desde el principio, no podrá crecer adecuadamente y, lo que es peor, no podrás llevar a cabo una buena acción de comunicación sobre él para darte a conocer, ya que sus cimientos no existirán o serán poco sólidos. Nuestras ideas en este caso son:

  • Realiza un plan de empresa. Este es el primer paso de todo negocio, pero no todo el mundo lo hace. Realiza un plan de empresa completo, que contemple desde quién eres (identidad, visión, misión, valores…) hasta dónde quieres llegar, es decir, tus objetivos.
  • Construye una identidad corporativa fuerte. Tienes que crear una imagen corporativa fuerte y que te identifique plenamente. Piensa bien el nombre de tu empresa, crea un logo y lanza un eslogan que te identifique. Todo esto ayudará a los consumidores a recordar tu marca y, lo que es aún más importante, a diferenciarte de la competencia.
  • Define claramente cuál es tu ventaja competitiva como empresa. Seguro que tu empresa nace gracias a una idea innovadora, a un nuevo producto o, simplemente, a una ventaja en la producción. Pues bien, sea cual sea ese punto fuerte que tienes, tenlo claro y, sobre todo, comunícalo a los usuarios, ya que eso te hará conseguir puntos sobre la competencia.
  • Rodéate de un buen equipo. Un equipo competente es la clave del éxito de toda empresa. Si ves que tú solo no puedes con todo, contrata a otras personas: un buen comercial que te ayude con las ventas, un experto en marketing que se ocupe de la comunicación, personal de tienda para atender a los clientes…, todo ello encaminado a ofrecer un servicio de calidad. Si, por motivos económicos, no puedes contratar a alguien en plantilla, opta por un trabajador autónomo.
  • Invierte en formación y capacitación, tanto tuya como de tu equipo. Nunca pares de reciclarte, esa es la clave. Un equipo formado en las técnicas y los recursos más novedosos rinde más, ya que podrá ofrecer a los clientes lo último del mercado.
  • Dedica el tiempo necesario a conocer e investigar sobre tu cliente. Es de vital importancia que conozcas a la perfección tu público objetivo. ¿A quién va dirigido tu producto o servicio? Una vez que te hayas familiarizado con él, estúdialo e identifica todo sobre él: gustos, necesidades, manera de informarse…
  • Pon especial cuidado en la atención al cliente. Los clientes lo son todo, por lo que debes cuidar hasta el más mínimo detalle al tratar con ellos. Una mala contestación, impresión de dejadez, malos gestos… son acciones que podrían hacerte perder clientes y, por ende, ventas.
  • Reflexiona sobre las 4P. Las 4P es uno de los puntos en el que más hincapié debes hacer para no cometer errores. • Primero empieza por el precio: establécelo en función de tus características diferenciadoras y de la estrategia de precios que quieras seguir a lo largo de tu vida empresarial.
    • El producto debe ayudar a los usuarios a solucionar sus problemas o mitigar sus necesidades.
    • Escoger una mala distribución puede arruinarte miles de ventas, así que mira dónde compra tu público objetivo y distribuye tu producto en esos canales.
    • Y por último, las promociones: una variable que podrás ir estudiando más adelante en función de las necesidades que tengas.
  • Establece unos objetivos claros. Si no estableces unos objetivos, es posible que ni tú ni tu equipo os motivéis lo suficiente para conseguirlos. El espíritu de superación es mucho mayor cuando hay unos objetivos que cumplir.
  • Lleva el registro de tus ventas. Anota en un listado todo lo que vendes, cuándo y cómo lo haces. Estos datos son una buena fuente de información para saber qué aspectos de las ventas debes reforzar y en cuáles va todo sobre ruedas. Para ello, te puede ser muy útil crear, por ejemplo, un documento Excel y apuntar cuándo se realizó la venta, qué se ha vendido, cómo se consiguió dicha venta (en tienda física, online…) y rellenar tantos campos como necesites.
  • Elabora una base de datos. Procura obtener los datos de tus clientes, tales como nombre, teléfono, dirección o correo electrónico. Gracias a ellos, podrás construir una base de datos que te será de gran utilidad en tus procesos de comunicación para incentivar las ventas.
  • Cuida los detalles de tu tienda física. Si posees una tienda física, debes planificar hasta el más mínimo detalle. Piensa en la decoración de la tienda, en la colocación de expositores, en la publicidad, en la movilidad del cliente… en definitiva, piensa en cómo hacer que la experiencia del consumidor en la tienda sea inmejorable, de tal manera que pase más tiempo en ella y así aumenten las posibilidades de que compre alguno de tus productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teletrabajo¡Apúntate!